La exposición de Risco Caído se mueve en el corazón de las montañas de Gran Canaria

La exposición itinerante Paisaje Cultural Risco Caído y Espacios Sagrados de Montaña de Gran Canaria visita Tejeda, del 6 al 28 de septiembre en el Museo Abraham Cárdenes.

La exposición de Risco Caído y los Espacios Sagrados de Montaña continúa su periplo por los municipios del interior de Gran Canaria y se traslada desde Artenara hasta Tejeda donde permanecerá durante este mes de septiembre.

La inauguración en el municipio cumbrero de Tejeda está programada para este jueves día 6 de septiembre, a las 19 horas, en el Museo Abraham Cárdenes, situado en el callejón de Néstor Álamo, donde permanecerá hasta el 28 de este mismo mes. Las visitas son gratuitas y se pueden realizar de lunes a viernes de 11 a 16 horas.

El paisaje cultural propuesto a Patrimonio Mundial de la UNESCO cobra vida en la experiencia multisensorial que ofrece esta exposición itinerante que ha cosechado el éxito entre el público en sus exhibiciones previas en Las Palmas de Gran Canaria, Gáldar y Artenara. Después de su estancia en Tejeda, la exposición viajará al municipio de Agaete donde permanecerá hasta finales de año.

Multiplicidad de imágenes, pantallas interactivas, videos, módulos, mapas y gafas de realidad virtual envuelven al visitante a la vez que viaja por los parajes cumbreros de Gran Canaria. Con diversidad de medios se pretende acercar al público a la compresión de los múltiples atributos de las montañas sagradas de Gran Canaria.

Los templos astronó­micos, determinadas alienaciones de cuevas y marcado­res, muestran que el celaje constituye un componente fundamental para la plena comprensión y funcionalidad de estos atributos, utilizados por la antigua población canaria ya sea para la medición del tiempo o para marcar fechas conmemorativas o cele­brar rituales.

El paisaje sobrecogedor de la Caldera de Tejeda se mues­tra como un libro abierto a la contemplación directa y el aprendizaje de múltiples manifestaciones geológicas de la isla de Gran Canaria. La imagen de los profundos barrancos, las cimas apuntando al cielo y el avistamiento los días claros de las islas vecinas tuvo posi­blemente que encerrar un especial significado para los antiguos pobladores de este territorio montañoso.

Gran parte de los asentamientos trogloditas de la Cal­dera de Tejeda estaban fortificados, porque se cons­truyeron en sitios inaccesibles, siempre en lo alto de roques o cerca de las cimas escarpadas de ciertas mon­tañas. Entre ellos destaca la fortificación canaria más importante de la isla: la for­taleza de Bentayga, enclavada en el centro geográfico de la Caldera.

La descripción de todos estos valores del paisaje cultural en la exposición se complementa con una galería de protagonistas con los pobladores que viven y desarrollan su actividad en los municipios de Tejeda, Artenara, Gáldar y Agaete en la actualidad. Los protagonistas por el municipio de Tejeda que dejan su testimonio en los videos de la exposición son Anacleto Quintana (Cleto), arriero marchante del Juncal de Tejeda, Rosa María Medina y José Antonio Quintana, propietarios de la Dulcería Nublo, y Fina Suárez, cronista oficial del municipio y emprendedora.

La exposición forma parte de una amplia serie de acciones impulsadas por el Cabildo grancanario para poner en valor la singularidad del paisaje cultural y a la vez hacer reflexionar y sensibilizar a la población apelando a la significación sagrada que tuvo esta zona para los antepasados y el tesoro medioambiental que supone para las generaciones venideras.